Nulidad eclesiástica

- Abogados expertos en Derecho Matrimonial Canónico

- Con despacho en Madrid y Ávila, atendemos a clientes de cualquier parte de España.

¿Quiere que le llamemos?

  • * Datos requeridos

¿Resulta sencillo solicitar la nulidad de un matrimonio canónico?

Pedir y conseguir la nulidad del matrimonio no es difícil si sabes valorar y tener en cuenta los diferentes aspectos que forman parte del proceso.

¿Qué posibilidades reales existen de conseguir la nulidad matrimonial?

La nulidad matrimonial eclesiástica no se concede automáticamente por el mero hecho de pedirla. A diferencia de la separación o el divorcio, tampoco se concede siempre en todos los casos.
Ahora bien, en la gran mayoría de los casos los Tribunales dictan sentencia favorable a la nulidad del matrimonio.

Obviamente, todo depende de dos factores esenciales:

● Que exista una causa de nulidad según el Derecho Canónico. Por eso, es fundamental que un experto haga una evaluación previa del caso para determinar si se dan estos motivos.

● Que un Abogado competente sepa hacerla valer ante el Tribunal.

¿Debo acudir a algún profesional para conseguir y tramitar la nulidad de mi matrimonio?

Es muy ventajoso acudir a un profesional para que nos informe debidamente sobre todos los aspectos influyentes.
La nulidad no siempre es concedida por el Tribunal Eclesiástico. En la mayoría de las ocasiones, sí, pero no en todos los casos.
Por este motivo, la pregunta fundamental que ha de plantearnos es: ¿hay motivos de nulidad en nuestro matrimonio? Analizaremos la situación y le informaremos de si, en nuestra opinión, se dan causas de nulidad. Basta que exista una única causa para que pueda solicitarse la nulidad. Pero si no concurre ninguna, estamos perdiendo el tiempo.

Además de estudiar previamente nuestro caso, debemos tener en cuenta que la separación y el divorcio tienen en común con la nulidad lo siguiente:

● Es decidida por un Tribunal (Eclesiástico en lugar de un Juzgado de Primera Instancia o de Familia), mediante una sentencia.

● La sentencia finaliza un proceso judicial con trámites sucesivos.

● En este proceso, salvo que la propia Iglesia indique expresamente lo contrario (lo cual no es habitual), se necesita un Abogado.

Todo ello supone que es sumamente conveniente contar con el asesoramiento de un Abogado, además de ser su intervención obligatoria en el proceso de nulidad.